Nuestro Blog
¿Que son los ADRs?

 

ADRs: una forma simple de acceder a acciones de empresas latinoamericanas

Es habitual para los inversionistas latinoamericanos colocar una parte de sus inversiones en empresas de sus propios países, pero listadas en las bolsas de Estados Unidos. Pensemos, por ejemplo, en YPF (YPF), Grupo Financiero Galicia (GGAL), Ecopetrol (EC), Petrobras (PBR), Cemex (CX), Banco de Chile (BCH), entre muchas otras.

Esto ocurre porque los inversionistas latinoamericanos perciben que conocen mejor los fundamentos detrás de los movimientos de precios de estas empresas locales, por lo cual se sienten mejor preparados y les es más familiar operarlas.

Dado que las plataformas de inversión electrónicas internacionales difícilmente tienen acceso a las bolsas locales de países como Argentina, Colombia, México, Chile, etc., entre otros motivos, los inversores recurren a los ADRs.

 

¿Qué es un ADR?

Definición de ADR: es la sigla de “American Depositary Receipt” y son, en términos muy simplificados, certificados negociables emitidos por bancos de Estados Unidos, los cuales representan una inversión en una cantidad específica de acciones de una empresa extranjera.

En otras palabras, el banco depositario de Estados Unidos compra acciones locales de una empresa extranjera y emite luego certificados que los inversionistas pueden comprar y vender en el mercado de Estados Unidos.

Es, entonces, los ADRs son una forma indirecta de invertir en acciones de una empresa extranjera a través de instrumentos de inversión emitidos y listados en Estados Unidos. Si bien originalmente los ADRs aparecieron orientados a inversionistas norteamericanos, pueden ser usados hoy en día por cualquier inversionista con acceso al mercado de Estados Unidos a través de plataformas electrónicas.

Los ADRs son denominados en dólares estadounidenses, por lo que los inversionistas no deben preocuparse de llevar a cabo conversiones entre monedas, a lo que estarían obligados si decidieran invertir directamente en acciones listadas en la bolsa local donde la empresa opera.

Pensemos en lo difícil que sería instrumentar inversiones en países latinoamericanos ocupándose de convertir fondos a moneda local, rebalanceando cada cierto tiempo las posiciones, entre otros obstáculos operativos y regulatorios. Con ADRs, al operarse en dólares estadounidenses, esto no es necesario.

 

¿Cuál es la relación entre la acción local y el ADR?

El certificado emitido por el banco depositario sabemos que se denomina “ADR”, mientras que la acción local que respalda la emisión del certificado se llama “ADS” (American Depositary Share). La relación entre el ADR y el ADS se determina al momento de hacer la emisión, y se denomina “Depositary Receipt Ratio”.

Puede ocurrir que cada ADS o acción local represente un ADR o certificado, como el caso de YPF (ratio 1:1). Pero esto no tiene por qué ser siempre así, ya que es común que más de una acción local represente un ADR. Pensemos en el caso de Petrobras (PBR), donde el ratio es 2:1, o sea, dos acciones locales por cada ADR o en Ecopetrol (EC), donde el ratio es 20:1, entre otros ejemplos.

 

¿Puede convertirse una acción local en un ADR?

La posibilidad de convertir acciones locales en ADRs, así como ADRs en acciones locales existe y puede ser solicitada en cualquier momento.

Cuando los ADRs se convierten en acciones locales el proceso se denomina flowback, mientras que cuando la conversión es de acciones locales en ADRs el proceso se conoce como inflow. Es natural que dichas conversiones, en cualquiera de los dos sentidos, tengan un costo asociado, ya que implica un proceso contable y administrativo para el banco depositario.

 

¿Qué tipos de ADRs existen?

Nos interesa destacar dos clasificaciones que son las más importantes y útiles a los efectos de identificar las características de un ADR y saber de qué forma impactan estas en su operativa.

ADRs patrocinados y no patrocinados

ADR sponsored (patrocinado): En este caso, el banco depositario y la empresa extranjera mantienen una relación contractual, jurídica. Esto es, el banco depositario emite los ADRs a pedido de la empresa, la cual, como su nombre indica, patrocina la emisión. Normalmente, la empresa extranjera cubrirá los costos de emisión de los certificados, mientras que el banco depositario se encargará de los aspectos administrativos, legales y operativos.

ADR unsponsored (no patrocinados): A diferencia de los anteriores, en este tipo de ADRs la empresa extranjera no solicita ni patrocina la emisión del ADR, sino que el banco depositario simplemente lo hace a su exclusiva decisión. Por este último motivo, puede haber más de un ADR de una misma empresa extranjera, de acuerdo con qué banco depositario lleva a cabo la emisión. Esto no puede ocurrir en los ADR sponsored, de los que solamente puede haber uno. Este tipo de ADRs solo puede operarse over-the-counter (fuera de una bolsa), es decir, en una transacción privada entre el inversionista y una contraparte. Asimismo, los ADR unsponsored nunca le dan al inversionista derechos de voto.

Otra forma muy útil de clasificar ADRs se basa en el tipo de acceso y regulación que la empresa extranjera tiene en mercado de Estados Unidos, en tres niveles:

Nivel 1: En este tipo de ADRs la empresa extranjera o bien no califica, o bien no desea que sus ADRs estén listados y se operen en las bolsas de Estados Unidos. De esta manera, la operativa de los certificados es exclusivamente over-the-counter, altamente especulativa. Esta modalidad es usada por las empresas extranjeras para medir el interés que sus acciones provocan en el mercado de Estados Unidos. Es decir, antes de embarcarse en un procedimiento más caro y complejo, cumpliendo estándares más altos, la empresa se presenta al mercado norteamericano bajo esta modalidad para evaluar el interés que produce.

Nivel 2: Cumplen con mayores exigencias de la SEC (Securities and Exchanges Commission) que los ADRs Nivel 1. Debido a esto último, normalmente reciben más atención de los inversionistas, tienen más volumen de operaciones diario y permiten a la empresa extranjera obtener más visibilidad, eventualmente permitiéndole ampliar su capital.

Nivel 3: Son los que cumplen los mayores requisitos regulatorios de parte de la SEC, tal como si se tratara de empresas norteamericanas. Estos mayores requisitos les dan mayor exposición a inversionistas de todo tipo (privados e institucionales). La empresa puede ampliar su capital accionario mediante estos ADRs, así como asegurarse una presencia significativa en el mercado norteamericano.

 

Aspectos importantes cuando se invierte en ADRs

Por último, es importante destacar dos aspectos importantes de la operativa con ADRs:

Dividendos: Los pagos de dividendos que la empresa hace en el mercado local llegan a los inversionistas en ADRs netos de costos de conversión de monedas, así como de impuestos locales. El banco depositario se encarga de retener estas cantidades. Asimismo, es común también que el banco depositario cobre un cargo anual de administración, el cual usualmente se descuenta al momento de pagar los dividendos, pero en los casos donde la empresa local no paga dividendos, se refleja como un cargo por separado.

Terminación del ADR: El ADR puede ser terminado por decisión de la empresa extranjera o del banco depositario. Normalmente la terminación ocurre a pedido de la empresa extranjera, por encontrarse en algún proceso de fusión o reorganización. Es habitual que en estos casos el tenedor de ADRs reciba una notificación y tenga la opción de elegir mantener las acciones locales (ADS) o recibir un pago para deshacer su posición en el instrumento.

 

Conclusión

A través de los ADRs puedes invertir indirectamente en tus empresas locales favoritas a través de instrumentos de inversión emitidos y listados en Estados Unidos. Por ejemplo, puedes invertir en YPF (YPF), invertir en Grupo Financiero Galicia (GGAL), invertir en Ecopetrol (EC), invertir en Petrobras (PBR), invertir  en Cemex (CX), invertir en Banco de Chile (BCH), entre muchas otras directamente desde una cuenta en dólares.

Así puedes crear un portafolio diversificado entre ADRs de acciones locales y acciones internacionales (como Amazon (AMZN), Facebook (FB), Microsoft (MSFT), entre tantas otras) sin tener de preocuparte de llevar a cabo conversiones entre monedas.

¿Cómo comenzar a invertir en Acciones y ADRs?

La mejor forma de comenzar es utilizar plataformas de simulación, con dinero virtual, para crear tu portafolio con ADRs y acciones internacionales  y de esta manera comenzar poco a poco a percibir cómo funcionan, cómo comprar y vender acciones y ADRs.

Hace clic aquí para probar invertir en ADRs en simulación

 

 

 

Prueba invertir en Simulación

Datos personales

Tópicos relacionados